CUIDADO DE LA BOQUILLA

El primer consejo es limpiarse siempre los dientes antes de empezar a tocar; podemos imaginar el aire que ponemos en clarinete como un río que fluye y que deposita lo que transporta donde encuentra obstáculos o deviaciones; por eso tenemos que hacer asegurarnos que nuestro río (compuesto en nuestro caso de aire y saliva) sea lo más limpio posible.

Personalmente prefiero dejar la boquilla un poco húmeda en lugar de pasar siempre el trapo, porqué la humedad que queda no le molesta a diferencia del continuo passar del trapo que puede variar la cámara interior de la boquilla.

Utilizar siempre trapos lo menos abrasivos posible (gamuza, seda...) y evitar de utilizar el del clarinete si es demasiado grande.

 

No apoyar nunca el plano de la boquilla en superficies abrasivas, tampoco sobre una simple hoja de papel y ponerlo siempre con caña y abrazadera apenas apretada para proteger la parte más delicada.

 

Mas o menos cada quince días hacéis fluir agua a temperatura ambiente dentro de la boquilla y con un algodón mojado quitáis eventuales residuos; si persisten podéis diluir una gota de jabón neutro en medio litro de agua y repetir el tratamiento; no utilicéis nunca agua caliente y productos agresivos.

 

Es útil también hacer un ajuste periódico por el artesano, como si fuera una revisión, más o menos cada año, pero el tiempo varia mucho de caso a caso, según las horas tocadas, el tipo de abrazadera usada y con cuanto cuidado mantenemos la boquilla.

A menudo veo posicionar la caña sin aflojar la abrazadera y esto es seguramente deletéreo para nuestra boquilla; si se hace una vez no pasa nada, pero si se lo repite tres o cuatro veces cada día que tocamos, en cada mes son ya más de cien, y en un año...

La caña arrastrando con fuerza en la boquilla tiende a desequilibrarla y aunque a vosotros parezca quedar invariada en el tiempo, en realidad no es así: la fricción de la caña provoca algunos cambios imperceptibles a los cuales los clarinetistas, sin darse cuenta, acaban acostumbrándose.

El resultado es que estos pequeños cambios adicionándose de año en año, modifican bastante la boquilla y relativamente nuestra manera de tocar.

Creo sea por este motivo que quién toca la misma boquilla desde mucho tiempo, a menudo tiene dificultad en cambiarla y encontrar una nueva que le satisfaga.

Mattia Storti - Via Nazionale, 237 - Cappone di Vallefoglia 61022 (PU) - Italia 

P.Iva 02495490415 - C.F. STRMTT82M04L500B - Tel. +39 349 24 51 482 - stortimattia@yahoo.it - www.storticlarinetmouthpiece.com

  • Facebook Icona sociale
  • Instagram Icona sociale

- Storti Clarinet Mouthpiece ottobre 2016 -